Blefaritis, una patología ocular que afecta a un 30 por ciento de la población

Se trata de una afección que cursa con la inflamación de los márgenes de los párpados y que puede presentarse con escozor en los ojos, lagrimeo, sensación de cuerpo extraño en el interior y formación recurrente de orzuelos

En torno al 30 por ciento de la población padece blefaritis, una afección ocular que se caracteriza por la inflamación de los márgenes de los párpados, donde nacen las pestañas. Así lo afirma la oftalmóloga Mónica Suárez, del servicio de oftalmología del Hospital San Juan de Dios de Tenerife.

La blefaritis o inflamación del párpado puede producirse por diversos factores, ya que puede proceder de una infección, causas metabólicas o por la disfunción de las glándulas de Meibomio, que son aquellas que se encuentran en el borde interno del párpado y que producen la porción grasa de la lágrima. Se trata de una patología que puede también estar asociada a enfermedades cutáneas como la dermatitis seborreica, rosácea y la psoriasis.

La sintomatología de esta afección varía desde el enrojecimiento e inflamación crónico del borde libre de los párpados, escozor o sensación de tener dentro del ojo un cuerpo extraño, lagrimeo constante e incluso la formación de orzuelos recurrentemente. Además, la blefaritis suele ser una causa importante de ojo seco. Sin embargo, Suárez afirma que el 8 por ciento de los afectados no presentan ninguno de estos síntomas.

Para su detección y tratamiento, Mónica Suárez aconseja visitar al oftalmólogo si se presentan algunos de los síntomas descritos, para que pueda valorarse si se trata de este diagnóstico y qué tipo de blefaritis es: anterior, si involucra a las pestañas, o posterior, si afecta la glándula de Meibomio. Una vez diagnosticado, el paciente debe someterse a revisiones oftalmológicas entre dos y cuatro veces al año.

La recomendación de la oftalmóloga del San Juan de Dios con respecto a esta patología ocular se basa en la higiene palpebral, consistente en retirar todos los desechos bacterianos y detritus de la piel, las grasas y maquillajes de pestañas y del borde libre de los párpados. Esta limpieza ha de realizarse con un champú neutro o de niños o uno específico para los párpados y retirar el material depositado sobre las pestañas con gasas estériles.

El servicio de oftalmología del Hospital San Juan de Dios de Tenerife ha atendido durante el 2019 un total de 7848 consultas de oftalmología y cuenta con una plantilla de 10 oftalmólogos