Los residentes del Centro Psicopedagógico San Juan de Dios retoman las salidas al exterior tras recibir formación sobre medidas anticovid

Usuarios del centro de la Orden Hospitalaria han recibido pautas preparatorias en educación para la salud para prevenir el contagio de la COVID-19 antes de retomar las salidas a la comunidad. 

El Centro Psicopedagógico, dedicado a la atención a personas con discapacidad y trastorno de conducta o del desarrollo, ha puesto en marcha un plan de desconfinamiento progresivo que incluye talleres de educación para la salud preparatorios para favorecer que los residentes retomen las salidas a la comunidad de manera escalonada.

Actualmente, todos los residentes han recibido las dos dosis de la vacunación frente a la COVID-19, por lo que estas salidas, que se encuentran sujetas a las normas de prevención sanitarias, se pueden llevar a cabo en un contexto de mayor seguridad para los usuarios.

La directora psicopedagógica del centro, María de La Rosa, explica que el proceso se ha llevado a cabo en diferentes fases. La primera de ellas consistía en impartir talleres teóricos sobre la COVID-19 y la ‘nueva normalidad’ con la que se van a encontrar cuando salgan a la comunidad. “Se ha realizado sesiones donde se les explican conceptos básicos de la enfermedad, sobre la vacunación y sobre las medidas de prevención y autocuidado”, puntualiza la directora.

Posteriormente, se han hecho actividades preparatorias para realizar esas salidas, como el uso de la mascarilla durante tiempos prolongados, paseos dentro de las instalaciones e inmediaciones del centro y hospital, etc. “Esta segunda fase ha sido de gran utilidad para afrontar los miedos e inseguridades que han surgido a consecuencia del confinamiento prolongado, así como para la recuperación de rutinas asociadas a las relaciones sociales en entornos comunitarios”, explica María de La Rosa.

Las salidas se han empezado a producir en este contexto en el que los chicos ya estaban más familiarizados con las pautas de prevención. Las primeras salidas se han llevado a cabo en una vivienda de la Orden de San Juan de Dios en Tacoronte, acompañados por sus monitores. Estas salidas han ayudado a trabajar el uso de medidas de autoprotección en vehículos colectivos y en entornos controlados. Esta vivienda ofrece un espacio alternativo para la realización de actividades lejos del lugar donde residen.

Una vez que monitores y responsables han constatado que se han superado las fases anteriores, se propone retormar las salidas a otros entornos comunitarios y en la naturaleza, siendo estos de bajo riesgo de contagios. Es decir, lugares preferiblemente abiertos, con poca afluencia de personas, que garanticen las medidas preventivas y que no supongan un riesgo. 

Este tipo de actividades permiten retomar el contacto social a los usuarios, relacionarse con la comunidad, redundando esto en la mejora de su autonomía y autoestima . Además, el hecho de cambiar de aires y salir de las instalaciones del centro fomenta la integración de estas personas así como el incremento de su propio bienestar.

Gracias a la donación de banca privada de la Caixa, los usuarios han podido llevar a cabo esta adaptación progresiva y disfrutar de estas salidas. 

Visitas de los familiares  

El Centro Psicopedagógico continua aplicando su protocolo de gestión de visitas y citas de familiares a los usuarios. Aunque las videollamadas han sido un remedio bastante eficaz durante todo el año. 

La trabajadora social del centro, Tamara Díez, ha explicado que el resultado de las visitas “está siendo más que satisfactorio, pues los usuarios han asimilado en gran parte las normas gracias al trabajo previo que se ha hecho con ellos, anticipándoles el lugar donde se encontrarían con sus familiares y explicándoles de qué manera iba a suceder todo. Una vez más, los usuarios nos han dado una lección y han demostrado que, con ganas e ilusión, todo es posible”.

La trabajadora social del Centro Psicopedagógico San Juan de Dios asegura que los familiares también se han adaptado perfectamente a las nuevas normas de visita,“incluso agradecen el protocolo de prevención, porque les da tranquilidad y destacan que, por encima de las ganas de besarlos y abrazarlos, está el bien común”, ha  manifestado.