El Centro Psicopedagógico de San Juan de Dios participa en el primer Congreso Internacional de Música, Artes y Salud

“Música de Colores” nace para ofrecer un proceso participativo, basado en el aprendizaje vivencial, en el que, a través del arte aplicado, se buscaba dar respuesta al escenario actual de pandemia. Con el fin de proporcionar un espacio de encuentro que permitió utilizar el canto y movimiento como herramientas para mejorar el bienestar.

El Centro Psicopedagógico de San Juan de Dios, a través del área de calidad ha participado recientemente en el primer Congreso Internacional de Música Artes y Salud CIMAS que ha tenido lugar del 8 al 10 de julio de 2021 en Alcora Castellón. con la colaboración de SEM-EE (Sociedad para la Educación Musical del Estado Español) y el Grupo de Investigación de la Universidad Jaume I Q-HEART, a través de la presentación de un póster del proyecto “Música de Colores”.

Ante la declaración oficial de pandemia los profesionales y usuarios se enfrentaron a una situación sin precedentes, debiendo abordar situaciones de gran impacto emocional, que alteraban la tranquilidad que les da la realidad conocida, esto ha supuesto la proliferación de alteraciones de la salud mental de las personas (depresión, ansiedad, alienación social, etc.). 

El proyecto ha sido una válvula de escape con un alto contenido lúdico y vivencial permitiendo alcanzar en los usuarios una mejora en su bienestar. A través de la música, y el movimiento, se promovió el cuidado de sus emociones, que han podido verse alteradas en estos últimos meses con motivo del confinamiento.

Durante el año 2020 y 2021 se han beneficiado un total de 11 residentes del centro, un 95 % de los encuestados ha expresado su alta satisfacción. 

El proyecto, enmarcado en la estrategia de atención humanizada propia de la Orden Hospitalaria, ha permitido mejorar el bienestar de los residentes a través del arte, de la conexión entre la música y el universo emocional. 

La iniciativa, se considera un avance en la atención centrada en la persona y en la humanización de la asistencia y se mantendrá en el tiempo como una dinámica más del centro, gracias a la acogida y el alto impacto positivo entre sus usuarios.